5 COSAS QUE NO DEBERÍAS TIRAR POR TUS CAÑERÍAS

¿Eres de los que utilizan el váter y el fregadero como si de cubos de basura se tratasen? Tus cañerías no son trituradoras de desperdicios, no son papeleras, ¡Es hora de cambiar estos malos hábitos!

El mal uso de nuestras cañerías está cada vez más generalizado, y es algo que debemos frenar, hay que ponerle fin cuanto antes, y para esto, es necesaria la colaboración de todos. No se trata únicamente del gasto individual o comunitario que pueda suponer solucionar un problema de obstrucción en las cañerías de tu vivienda o comunidad de vecinos, es una cuestión que va mucho más allá, se trata de evitar problemas mayores, medio ambientales y de conductos general.

Nuestros conductos de aguas residuales están cada vez más atascadas por desechos sólidos que no se deshacen, residuos que no deberían estar ahí, no es el sitio, las instalaciones no están preparadas para ello, simplemente porque su función no es esa.

No hace falta irnos a los casos más sonados de New York o Londres, que parece que nos quedan muy lejos, solo en lo que llevamos de este año 2017 se han producido atascos descomunales de residuos y desechos sólidos en la conducción de aguas residuales en ciudades como San Sebastián, Valencia, y Almería, por poner solo algunos ejemplos.

Lo cierto es que este problema generalizado provoca un gasto, desorbitado e innecesario, de millones y millones de euros todos los años en la mayoría de ciudades y provincias de nuestro país. Y es hora de que todos empecemos a concienciarnos, porque no nos equivoquemos, este dinero sale del bolsillo de todos nosotros.

Las consecuencias no son solo económicas, como nos podemos imaginar, los estragos medioambientales son devastadores. Éstas aguas residuales acaban en ríos y mares, aguas contaminadas y sucias, llenas de sólidos que no se desharán hasta que no pasen muchos, muchísimos años en la mayoría de los casos, y que perjudica a la flora y fauna marina irremediablemente.

Todos debemos contribuir para que esto termine, en nuestra mano está la solución a este grave problema, que cada vez va a peor, en la colaboración y compromiso de todos los ciudadanos, en un uso responsable de nuestros inodoros y desagües, en un uso correcto, simplemente esto, correcto. Puede parecer obvio, pero la realidad es que no lo es, y por este motivo hay que recordar el uso y la funcionalidad que tienen los inodoros, fregaderos, y desagües en general.

El inodoro no es una papelera ni un cubo de basura, el inodoro está preparado única y exclusivamente para depositar en él nuestra orina y nuestras heces, y como único complemento extra permitido, el papel higiénico, ni más, ni menos.
Para empezar con nuestro uso responsable de todo tipo de desagües, y sirviendo de referencia, vamos a realizar una lista de las cinco cosas que no deberíamos tirar por nuestras cañerías bajo ningún concepto.

  1. Las temidas toallitas. El uso generalizado de este producto se ha convertido en el monstruo más temido en todas las redes de alcantarillado y aguas residuales del mundo. Este producto, aparentemente inofensivo, es el mayor causante de atascos en todas las cañerías del mundo. Desde hace unos años atrás, su uso se ha triplicado, empezó como un producto para bebés, pero ahora mismos contamos con toallitas de todos los tipos para la higiene personal, e incluso la limpieza del hogar. En la mayoría de los hogares acaban siendo tiradas por el inodoro, y causando los mayores atascos vistos hasta ahora con graves consecuencias medioambientales.
  2. Preservativos. No vamos a hablar de su uso generalizado, que ya es sabido por todos, pero si es importante comentar que estas gomitas se quedan atascadas por todas las tuberías y plantas de tratamiento de aguas residuales, y debido a su fabricación con látex, y a que está hechos básicamente para no romperse, os podéis hacer una idea de lo que puede tardar en deshacerse por completo este producto.
  3. Tampones, algodón y bastoncillos de los oídos. Con este tipo de productos pasa exactamente lo mismo que con las toallitas, la gran masa que van formando al juntarse o pegarse a las paredes de las tuberías, es un gravísimo problema. Igualmente, son productos que tardan muchos años en deshacerse, y esto complica todo aún más.
  4. Aceites y líquidos químicos. Estos productos como el aceite, detergentes o jabones, van creando una grasa muy perjudicial para las tuberías y desagües, su principal perjuicio son los malos olores, a causa de no dejar salir los gases, pero también pueden llevar altos grados de productos químicos corrosivos para las tuberías.
  5. Pelo. A todos se nos cae el pelo, esto es inevitable, y no habría problema si se encontrasen en tuberías y desagües tan solo el cabello que se nos cae en el interior del inodoro sin querer, pero no es el caso, solemos tirar al váter las bolas de pelo que quedan en los peines y cepillos, y esto provoca una maraña en nuestras tuberías, que atrapa a los demás sólidos que tampoco deberían estar ahí, produciendo grandes atascos.

Podemos empezar por estas cinco cosas, tan solo cinco cosas que no debemos tirar por nuestros inodoros, y ya solo con esto, estaremos solucionando gran parte del problema. Comienza por estos cambios de hábitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *